Publicaciones etiquetadas ‘historia’

"Las tres edades" de Giorgione

¿Y si hubiera alguien inmortal?

Pongamos por caso que en una de estas ventoleras inexplicables que tiene la vida nos topásemos con alguien, digamos que un hombre. Rostro adusto, barba hirsuta, ojos pequeños y brillantes, tal vez cansados. Digamos que su procedencia nos es desconocida, nada en él nos llevaría a concluir que proceda de la huerta valenciana o de los fiordos noruegos: tan solo es un hombre.

Imaginemos por un momento que, pese a todo, ese hombre se dirige a nosotros porque, casualidades de la vida, es nuestro médico de cabecera, el portero de la casa o el distante conductor del 21, esa sombra uniformada y desaliñada a quien saludamos cada mañana en un acto reflejo tan despojado de humanidad como la primera meada del día.

Portada de "La memoria del tiempo"

“La memoria del tiempo” y de la historia

Reflexiono a menudo sobre la memoria, sobre el pasado. Quien haya leído mis anteriores novelas sabe a la perfección que son asuntos que siempre aparecen, de uno u otro modo. Creo que la historia es en cierta medida cíclica y que aprender de los errores del pasado nos faculta para encarar el futuro con una disposición más adecuada. Quizá, solo quizá, esa es la razón que llevó al destino a hacerme historiador, aunque sea con apellido (del arte).

Y así surgió la idea de escribir “La memoria del tiempo”, novela que acaba de salir publicada en la Editorial Amarante. Quizá la primera reflexión pueda ser acerca del título, ¿tiene el tiempo memoria? Eso nos llevaría a discusiones mucho más profundas como, ¿qué es el tiempo? La memoria del tiempo, en mi humilde opinión, es la propia historia contada segundo a segundo, lo que va dejando atrás el tiempo según continua en su inexorable proseguir hacia delante. Es, por tanto, una memoria juguetona que no ha quedado escrita y que se va transformando según la observamos desde ese cristal oblicuo que es el tiempo.

Ese cristal oblicuo, precisamente, hace mucho que se rompió en miles de pedazos y ahora tenemos múltiples perspectivas de lo que es en realidad la historia. Viajar en el tiempo es el sueño no solo de todo científico, sino sobre todo de cualquier historiador, pero a buen seguro que vivir los hechos históricos no sería tan “real” como contarlos.